Resultados de tu búsqueda:

31 resultados encontrados

  • Osaka y el Belgian Beer Weekend nos dan la bienvenida a Japón

    Quién nos iba a decir que nuestra primera experiencia en Japón iba a estar relacionada con la cerveza belga. Sin pensárnoslo demasiado decidimos pasar la tarde allí escuchando música en directo, probando cervezas belgas y observando como los japoneses disfrutan de un evento de este estilo. Nos sorprendió la buena organización del festival, las escasas colas, la gran cantidad de cervecerías representadas (más de 40 distintas) y la higiene que se exige incluso a los clientes, que debíamos limpiar los vasos cada vez que queríamos pedir una nueva cerveza. Y así fue como las primeras cervezas que probamos en Japón fueron la Cuvée des Jacobins Rouge, de sabor muy ácido, y la Vedett Extra White, una agradable cerveza elaborada con trigo. Haz click en la imagen para conseguir un descuento del 5%: #Osaka #Japón #Asia #Cerveza #Ciudad

  • Mapa de los sabores de Tokio. Dónde comer (y beber buena cerveza) en la capital de Japón.

    En la actualidad hay, además, una importante oferta de cervezas artesanas niponas, algunas de ellas incluso han traspasado fronteras y pueden ser encontradas en casi cualquier rincón del mundo. Te explicamos también algunos bares dónde conseguimos beber las mejores cervezas de Japón. Es sorprendente el alto nivel de la cerveza nipona. Se agradece la extensa oferta de cervezas internacionales y el servicio excelente. Hitachino Brewing Lab CHIYODA Una de las cervezas artesanales más internacionales de Japón es la Hitachino.

  • El último tramo del Camino Francés. De Sarria a Santiago

    Por suerte hicimos caso a esta sugerencia, y nos comimos un delicioso pulpo a la gallega acompañado de pan recién horneado y regado con la cerveza que nos acompañó durante todo el viaje, Estrella Galicia. Lo que se inició como un almuerzo acabo siendo una copiosa comida a base de pulpo, pimientos, lacón, unas cervezas fresquitas y un chupito de crema de orujo para terminar.

  • Un recorrido completo por Manhattan

    No tuvimos otra opción que ir a consolarnos de esta pequeña decepción a Fools Gold, una excelente cervecería donde reflexionamos sobre lo visto hasta el momento frente a un plato de sabrosos nachos y una cerveza artesanal de las muchas que se producen en Estados Unidos. Así que, para no agobiarnos mucho, qué mejor que empezar tomando una cerveza en Rattle'n'Hum, uno de los locales donde el trato fue de los más agradables que encontramos en Nueva York. Antes de comenzar un buen paseo por la Quinta Avenida nos acercamos a The Shakespeare, un estiloso local abarrotado de trabajadores de los edificios cercanos que se relajaban tomando una cerveza o una copa de vino. No había mejor manera de concluir el día que con una cerveza en la mano, la cual tomamos en The Rochard, un local especializado en cervezas artesanales donde además compramos algunos regalos para los amigos más cerveceros. El barrio estaba lleno de gente en busca del mismo objetivo, así que nos tuvimos que alejar de las zonas más concurridas para encontrar Maison Harlem, un restaurante donde comimos de maravilla, bebimos buena cerveza y fuimos atendidos de manera excelente.

  • Qué ver en Osaka en un maratón turístico de 36 horas

    Este rascacielos nos resultó un tanto tosco, pero bajo el mismo tuvimos la agradable sorpresa de coincidir con un festival de cerveza belga, del cual hablamos en otro post. Entre cerveza y cerveza pasamos allí un par de horas antes de dirigirnos hacia Dotombori. Especialmente famosos son el anuncio de Glico y el de la cerveza Asahi. Aprovechamos que en nuestro camino se cruzó un enorme parque lleno de cafés y restaurantes para pararnos y tomarnos un descanso, y de paso una cerveza Kirin Lager, en el Tully's Coffee, mientras leíamos uno de los libros sobre Japón que nos acompañó en el viaje.

  • Brauneck, una estación de esquí ideal para verano e invierno; y a sólo una hora de München

    En la primera de ellas tomamos una salchicha, una cerveza y un chocolate caliente en el Milchhäusel am Brauneck, mientras una grupo de música tradicional bávara, ataviado con sus trajes típicos (Lederhose para ellos y Dirndl para ellas) tocaba sus canciones para plantarle cara al frío. Cuando ellos volvían de comer, nosotros nos acercamos a una cabaña llamada Strasser Alm, donde tomamos una Nudelsuppe bien caliente, acompañada de una nueva cerveza (con lo buena que está allí, no hay que perder ocasión para probar una nueva cerveza). Cerramos el día comiendo un apetitoso Schnitzel relleno de queso Obatzda (uno de los clásicos en Baviera) en el restaurante contiguo a la fábrica de cerveza Giesinger Brau. Allí preparan, entre otras muchas cosas, una cerveza de estilo Eisbock, es decir, congelada.

  • Venecia, la ciudad de los canales, y sus alrededores

    Si de algo tenemos que dar las gracias en nuestros viajes es que estos, muchas veces, han coincidido de manera casual con eventos de nuestro interés, ya sea con festivales de cerveza, como en Osaka o Cinque Terre, con festivales de Arte como la Bienal de Liverpool o con eventos como el Palio de Siena.

  • Cómo aprovechar una escala de 8 horas en Hong Kong

    El azar nos lleva a uno de esos pubs, el Gurkha Bar, donde tomamos una cerveza observando el ajetreo que nos rodeaba. Allí no podíamos permitirnos cenar, pero si que pudimos tomar una cerveza local, de la Hong Kong Beer Co., observando de nuevo la hermosa panorámica de la bahía.

  • Cuatro lugares donde comer en Nueva York que nos descubrió Elvira Lindo

    Es destacable que tienen su propia cerveza, fruto de la colaboración con Brooklyn Brewery, una cervecería que ha alcanzado un nivel muy alto de popularidad en todo el mundo. Sin embargo, nos topamos con este encantador restaurante, que nos sorprendió con una atención muy cercana, una buena carta de cervezas y una comida excelente.

  • 4 maneras de vivir Brooklyn, en Nueva York

    Eso sí, una vez dentro, la oferta de puestos de comida, la variedad de cervezas y otras bebidas nos quitaron un poco el enfado. Allí lo pasamos en grande probando algunas cervezas que no habíamos bebido todavía, en un local con un ambiente muy animado, como casi todo lo que encontramos en este barrio.

ÚNETE A GIRANDO LA BRÚJULA Y TE ENVIAMOS GRATIS NUESTRA GUÍA PARA ORGANIZAR UN VIAJE