Valle de Arán. El paraíso está en los Pirineos

Vigilada por algunas de las montañas más altas de la Península Ibérica, como el Pico Aneto o la Maladeta, y limitando al norte con Francia, se encuentra la comarca leridana del Valle de Arán. Debido al aislamiento histórico causado por la inaccesibilidad y los duros inviernos, esta zona de España tiene un carácter propio que todavía la hace más atractiva.


Además de ser un lugar paradisíaco para los amantes de la naturaleza y los deportes de montaña, tiene una rica gastronomía, pueblos de ensueño e incluso su propia lengua oficial, el aranés, una variante del occitano con algo menos de 3.000 hablantes y que únicamente se utiliza en el Valle de Arán.

El Valle de Arán es un destino precioso para los amantes de la naturaleza
El Valle de Arán es un destino precioso para los amantes de la naturaleza

Nosotros teníamos muchas ganas de recorrer el valle, sobretodo tras el excelente sabor de boca que nos había dejado la visita al vecino Valle de Bohí un par de años antes. Pero en esta ocasión íbamos a cambiar el frío y la nieve por el sol y los largos y luminosos días del principio del verano.



VIELHA


La ubicación de Vielha en el centro del valle y rodeada de montañas es maravillosa. Esto, unido a la amplia oferta gastronómica y de servicios, nos hizo decantarnos por la capital del Valle de Arán como nuestra base en esta escapada rural por tierras aranesas.


Vielha es ideal como base para recorrer el Valle de Arán
Vielha es ideal como base para recorrer el Valle de Arán

Llegamos al apartamento ya bien entrada la noche de San Juan, y la ciudad nos recibió con el sonido de los petardos y fuegos artificiales clásicos de una noche tan mágica. Pese a las horas intempestivas, aún tuvimos la oportunidad de encontrar un lugar en el que saciar nuestra hambre y sed.


Refu Birreria era un local que teníamos anotado en mayúsculas en nuestro plan de viaje, así que tras recorrer algunos de los estrechos callejones de casas de piedra del centro de Vielha, nos plantamos en este local, en el que pudimos probar sus excelentes cervezas artesanales, elaboradas en una fábrica en Bossòst, a pocos kilómetros de allí. Las hamburguesas caseras, también con opciones veganas, estaban deliciosas.


A poca distancia de Vielha hay rutas de senderismo preciosas
A poca distancia de Vielha hay rutas de senderismo increíbles

Esa misma noche aún tuvimos tiempo para darnos un breve paseo por la zona, atraídos por el ruidoso avance del río Nere en su inexorable camino hacia la confluencia con el Garona, el río que parte en dos el valle, llevando las aguas del glaciar del Aneto hasta el Océano Atlántico tras atravesar casi 600 kilómetros, principalmente en el sur de Francia.


Sin duda, caminar junto a cualquiera de los dos ríos que confluyen en Vielha, observando los colosos pirenaicos de fondo y las hermosas casas de piedra de estilo aranés, es uno de los mayores atractivos de esta población, en la que también merece la pena dejarse caer por la elegante Plaza de Sant Orenç, donde se encuentran los comercios más exclusivos.