Ruta en furgoneta por el norte de España. León, Asturias y Cantabria

Actualizado: 13 de may de 2020

Alquilar una furgoneta de nueve plazas y hacer un road trip de una semana entre amigos ya suena divertido de por sí. Si además escoges como destino de tu ruta el norte de España, se convierte en perfecto. Nuestro itinerario a través de León, Asturias y Cantabria tuvo de todo, cultura, naturaleza, deporte, gastronomía, arquitectura, playa, y sobretodo muchas risas.


La furgoneta fue nuestra gran aliada en este road trip por el norte de España
La furgoneta fue nuestra gran aliada en este road trip por el norte de España

LEÓN


La primera etapa del viaje, tras arrancar desde Valencia y hacer una parada en Madrid para recoger a la primera pareja que se unió al convoy, nos llevó a León. Era la segunda ocasión que visitábamos esta bonita ciudad en escasos 9 meses, así que no nos fue difícil saber hacia dónde teníamos que dirigirnos tras dejar las pesadas maletas en el piso que habíamos alquilado.


Después de un breve paseo por la Plaza Regla, donde se ubica la bella catedral gótica, nos dirigimos hacia el Barrio Húmedo, más concretamente a la Plaza San Martín. Esta alargada plaza nos recibió repleta de gente, algo normal en un sábado veraniego. Allí hicimos un tour probando las tapas más famosas de algunos de los míticos locales.


Imposible olvidar las patatas con panceta de La Competencia, las croquetas de El Rebote, el embutido de Entrepeñas o la crema de morcilla de La Bicha, donde repetimos más de una vez a lo largo del fin de semana.


El Barrio Húmedo, León
El Barrio Húmedo, León

La cultura de invitar a una tapa con cada bebida llega a tal punto en esta ciudad que, en el local donde fuimos a tomar una copa tras la cena, el Molly Malone's, nos invitaron a un helado a cada uno con la consumición. Una sorpresa, que como no, fue muy bien recibida.


Pese a que esa primera noche nos acostamos bastante tarde, a la mañana siguiente nos despertamos animados para visitar los lugares más emblemáticos de la población.


Comenzamos, como no, por la Catedral de León, el símbolo de la ciudad. Este templo, construido entre los siglos XIII y XIV tiene una ubicación privilegiada, en una plaza amplia que permite contemplarla en todo su esplendor. Ya en el interior, la primera impresión es de grandeza, ya que el espacio diáfano es más grande de lo que parece desde fuera. Pero si hay algo que destaca por encima de todo es la complejidad de sus vidrieras. El camino de vuelta a la puerta principal te permite descubrir el bonito órgano que se encuentra justo debajo del rosetón.


Casa Botines, León
Casa Botines, León

Caminamos por la Calle Ancha, en la que llaman la atención sus cuidados balcones llenos de macetas de plantas florales, hasta Casa Botines, del arquitecto catalán Antonio Gaudí. Su fachada neogótica resulta espectacular, pero no lo es menos su exposición interior, donde se muestran multitud de elementos que recuerdan los distintos usos que ha tenido el edificio a lo largo de su historia.


La Escalera de la Vida, León
La Escalera de la Vida, León

Desde allí dimos un tranquilo paseo hacia la zona más moderna de la ciudad, con la idea de ver el MUSAC (Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León), un edificio de Mansilla + Tuñón Arquitectos que ha recibido multitud de premios, entre ellos el Premio Mies Van